Los anuncios por palabras de los periódicos nos pueden ayudar a encontrar una vivienda pero la publicidad, también entre particulares, siempre tiene sus trucos.

Si bien la mayoría de anuncios no mienten, sí suelen servirse de algunos eufemismos para “maquillar” la realidad, ya sea de una vivienda en venta o de una hipoteca en promoción.

trampa 10 frases ¡falsas! de los anuncios de venta de pisos e hipotecas

A continuación, algunas de las frases más recurrentes que podemos encontrar en los anuncios de venta de pisos de cualquier diario español:

  1. Ideal Parejas. Cuando un piso se vende bajo este título, suele significar que tiene pocas o ninguna habitación, ya que se refiere, claro, a parejas sin hijos.
  2. Piso acogedor. Este titular no ofrece ninguna duda: se trata de una vivienda pequeña o con estancias pequeñas.
  3. Espacio con muchas posibilidades. Mejor descartar todos los anuncios que incluyan esta frase si teníamos pensado encontrar una vivienda para entrar a vivir cuanto antes. “Muchas posibilidades” quiere decir que, si nos gastamos mucho dinero en obras, podemos convertir el espacio en algo parecido a lo que buscamos.
  4. Loft. La gran mayoría de viviendas que se ofrecen tras este nombre son en realidad inmuebles sin cédula de habitabilidad.
  5. Muy bien comunicado. Se refiere a que está bien comunicado con el centro de la cuidad, es decir, no está en el centro y lo más probable es que esté lejos de él.
  6. Abstenerse agencias. Significa que el anuncio ha sido publicado precisamente por una agencia y habrá que tener cuidado de que no nos cobren dinero solo por enseñarnos el inmueble.
  7. Finca regia con encanto. Es más que probable que detrás de este sugerente título encontremos una vivienda antigua con instalaciones viejas que necesiten ser reparadas.

También las hipotecas tratan de venderse con palabras bonitas que distorsionan la realidad:

  1. Interés mínimo. Suena a que el interés será el más bajo posible cuando, en realidad, se refiere a todo lo contrario: existe un interés mínimo cobrado por el banco del que no podremos escapar. Se trata ni más ni menos que de la temida ‘cláusula suelo’.
  2. Hipoteca abierta. Nunca la palabra “abierta” fue más contraria a la libertad. Tras este nombre se ofrece un crédito hipotecario, que no es lo mismo que una hipoteca. El principal problema que puede plantearnos es que, si un día nos queremos cambiar de banco, no podamos subrogar y tengamos que cancelarla (pagando gastos) y abrir una hipoteca nueva (pagando más gastos).
  3. El banco con el que abrimos la hipoteca “premia la fidelidad del cliente”. De una forma muy sutil nos están diciendo que, cuantas más cuentas, depósitos y sobre todo seguros tengamos con el banco, menos intereses nos hará pagar en nuestra hipoteca. O, dicho de otro modo, el bajo interés anunciado en la oferta solo se hará realidad “cumpliendo requisitos”, es decir, contratando seguros muy caros que nos harán pagar por un lado lo que nos ahorrábamos por el otro.

El uso de estos términos es legal y está demasiado extendido como para luchar contra ellos. Pero hay algo que sí podemos hacer: conocer qué significan para no perder tiempo y poder escoger directamente entre los anuncios que ofrezcan mayor claridad.

Fuente: HelpMyCash

Etiquetado con:

Archivado en: EconomiaNoticias

Te gustó esta entrada? Suscríbete a nuestro blog y recibe las nuevas publicaciones por email al instante!